Agricultura
  • El Olivo
  • El Aceite de Oliva
  • La Almazara
  • Precios del Aceite
  • Alrededores
  • El Calvario
  • La Covatilla
  • La Fuente Pallá o Payá
  • El Molino del Cubo: Molino Harinero Fortificado Tosiriano
  • Torre Alcázar
  • Torre Fuencubierta
  • Torre Benzalá
  • Construcciones
  • Construcciones centenarias
  • El Ayuntamiento
  • El Castillo
  • El Convento de la Victoria
  • El convento de las Madres Dominicas
  • Ermita de la Virgen de Consolación
  • Ermita de Los Santos
  • El Puente de San Sebastián
  • San José de la Montaña
  • Iglesia de Santa María
  • Iglesia de San Pedro
  • Fiestas
  • Romería de la Virgen de Consolación
  • Feria de San Pedro
  • Romería de la Virgen de Consolación
  • Verbena de Los Santos Patronos
  • Historia
  • Simbolismo del emblema de la ciudad de Torredonjimeno
  • Introducción a la Historia de Torredonjimeno
  • Nobleza de Torredonjimeno
  • Hornacinas
  • Cristo del Rescate
  • San Roque
  • Virgen de Fátima
  • juegos
  • Juegos de Ingenio
  • Localización
  • Localización
  • Callejero
  • Parques y Plazas
  • Parque de las Quebradas
  • Llanete de las Arrabalas
  • El Parque
  • Plaza de la Constitución
  • Plaza de Cobos
  • Plaza de San Pedro
  • Plaza de Santa María
  • Plaza 1º de Mayo
  • Pilares y Fuentes
  • La Fuente Afuera
  • Historia de las Celadas y la Fuente de Don Sancho
  • Fuente de San Roque
  • Pilar de Martingordo
  • Polideportivos
  • Polideportivo Matias Prats
  • Loma de los Santos
  • Salud
  • Oposicion al Cambio de Contadores. Carta para Endesa
  • Oposicion al Cambio de Contadores. Carta para J.Andalucia
  • Semana Santa
  • Galería de Imágenes de Semana Santa
  • Cofradías
  • La Sábana Santa: LA PASIÓN DE JESUCRISTO DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA MEDICINA
  • servicios
  • Servicios gratuitos
  • Gráfica de lluvias - Año agrícola
  • Gráfica de lluvias - Año hidrológico
  • Gráfica de lluvias - Año natural
  • Introducción a la Historia de Torredonjimeno

       Sábado, 18 de Octubre de 2014     Francisco José (3)

    El nombre actual de Torredonjimeno procede de los tiempos de la reconquista de Fernando III el Santo. No obstante, hay indicios de población anterior a las fechas de la empresa reconquistadora de Castilla. Muchos investigadores (como es el caso del P. Fray Alejandro del Barco, S. XVIII) creyeron encontrar en la actual Torredonjimeno la ubicación de una ciudad romana que junto a Martos formaría la Colonia Gemela Augusta Tuccitana. Parece ser que en tiempo de los godos Torredonjimeno era conocido con el nombre de Ossaria, y es en esta localidad aneja a Martos donde San Eulogio sitúa la estancia de la mártir cordobesa Santa Flora, que huyó de su patria refugiándose de la persecución religiosa que ejercían los musulmanes sobre el pueblo mozárabe.

    Desde antiguo la ciudad de Torredonjimeno ha sido conocida también con el nombre de Tosiria, y todavía se emplea este segundo nombre familiar para referirse a la localidad jiennense, siendo su respectivo gentilicio el de: tosiriano.

    Es seguro que en las inmediaciones de la localidad se produjo una batalla entre las tropas cristianas, comandadas por el Arzobispo de Toledo, Don Sancho, y los musulmanes. El contingente cristiano venía de la vecina localidad de Torredelcampo, cuando fue asaltado en una emboscada camino de Torredonjimeno. Todavía se conserva entre los lugareños el nombre de aquellos parajes como la Celada, y en una fuente próxima se ubica el asesinato del Arzobispo de Toledo, que capturado por los enemigos fue atrozmente muerto a manos de un musulmán fanático que no quería que la presa fuera motivo de disputa para todos los musulmanes que se habían aliado en aquella jornada.

    En el siglo XIII, Fernando III el Santo conquista el Reino de Jaén y es entonces cuando Torredonjimeno, que en aquel entonces era una sólida fortaleza islámica es conquistada en combate por un caballero infanzón aragonés: Don Ximeno de Raya, que daría nombre a la localidad. Como tierra de frontera, Torredonjimeno sufrió las acometidas de los moros nazaritas en varias ocasiones, especialmente en 1.471, siendo alcaide de su fortaleza Diego Fernández de Martos, descendiente de uno de los conquistadores de Córdoba, que perdió en aquella ocasión dos hijas. Una de ellas murió martirizada en Granada, en compañía de otra vecina de Torredonjimeno, por negarse a abrazar la fe islámica, se ignora el paradero de la otra hija del alcaide tosiriano, si bien es de suponer que aceptaría la conversión al Islam. Los Reyes Católicos premiaron la valentía y nobleza de este capitán de hombres.

    Don Diego López Pacheco, uno de los prohombres de los Reyes Católicos también dará batalla en los territorios cercanos a la fortaleza tosiriana, y en gesto de gratitud se convertirá en el mecenas más importante del santuario actual de la Patrona de la ciudad, Nuestra Señora de Consolación, que al parecer amparó al capitán castellano en la liza con los moros.
    Desde la pacificación total de la península en Torredonjimeno se inauguró un período de prosperidad, parejo al incremento de su población. La localidad se vio aumentada en vecindario, y por este motivo, con anterioridad a 1.529 se emprenderán las obras de construcción de la segunda parroquia tosiriana, bajo la advocación mariana de la Inmaculada Concepción de Santa María, que se añadió a la Parroquia Mayor de San Pedro Apóstol, más antigua y cabeza del Arciprestazgo de Torredonjimeno.

    Desde el principio Torredonjimeno acogió a lo más florido de la nobleza jiennense, haciendo sus moradas en la localidad, linajes de gran abolengo castellano, leonés y aragonés como los Moro-Dávalos, los Villalta, los Guevara, los Perea y Prado, los Padilla, los Torres-Portugal, los Serrano de Aguilera, los Daza, Frías, Salazar, Arias y un buen número de linajes aristocráticos que contribuirían con su peculio al engrandecimiento urbanístico y artístico de la ciudad, que en la actualidad exhibe una muy pobre muestra de su esplendor de otrora. En el Torredonjimeno actual muy pocos vestigios se conservan de aquel patrimonio, la guerra de la independencia y el liberalismo decimonónico, y ya en este siglo, la guerra civil y el desarrollismo dilapidó el legado artístico. De los dos Conventos que la ciudad tenía en su casco, sólo se conserva en su integridad uno de Madres Dominicas, habitado todavía por monjas contemplativas de la Orden de Predicadores de Santo Domingo de Guzmán, monasterio con el nombre de Nuestra Señora de la Piedad. Lo que queda del otro, cuyo nombre era el de Convento de Nuestra Señora de la Victoria, y que antaño estuvo habitado por frailes mínimos de San Francisco de Paula, está actualmente en obras.

    De las muchísimas ermitas que la villa tenía todavía en el S. XVIII, sólo quedan la ermita de Ntra. Sra. de Consolación, la ermita de los Santos Patronos San Cosme y San Damián, y el monumento recordatorio cuando no las ruinas de otras ermitas como la de San Roque, o la del Santísimo Cristo del Calvario.

    Uno de los monumentos más emblemáticos de la localidad es el Palacio Municipal del Ayuntamiento, cuyas obras se emprendieron en 1.637, bajo la alcaldía de Don Andrés de Guevara Calatayud, palacio renacentista que mantiene la función para la que fuera construido en 1.637.

    Son muchos los descubrimientos arqueológicos de Torredonjimeno, destacando entre todos ellos el célebre Tesoro visigótico encontrado a unos dos km de Torredonjimeno en el lugar conocido como Majanos del Garañón, y actualmente en el Museo Arqueológico Nacional. En el Cortijo Venzelá se han encontrado figurillas de piedra de tipo fálico y una cabeza de sátiro que se exhiben en el Museo Arqueológico Provincial, así como un león del cortijo del Fraile, una cabeza de hombre, otra de toro y una estala funeraria. En Las Parrillas apareció una cabeza de mármol bacante y otra Némesis y un sello de barro.

    También se encuentran en su término la minas del municipio romano de Barbi o Barba, Municipium Barbitanum, descubiertas por don Juan Montijano Chica y don Rafael Ocaña Contreras el 31 de agosto de 1982.

    En la época romana tuvo gran importancia y junto con Martos formó la colonia Augusta Gémina o Tuccitana. Fue la famosa Tosiria, que parece ser un derivado de Tucci y Osaria. Su castillo o torre fue tomada por orden de Fernando III el 29 de septiembre de 1229 por don Jimeno de Raya, Caballero Calatravo de Baeza, de quien tomó su nombre actual y uniéndose a Martos.

    En el año 1275, lo moros de Mohamed II, rey de Granada, quieren conquistar Torredonjimeno, después de atacar y arrasar varias poblaciones cercanas, Enterado de ello el Infante de Aragón, don Sancho, hijo de Jaime el Conquistador y Arzobispo de Toledo, les presentó batalla y muriendo en ella el día 21 de octubre del referido año a un km de la población, en el lugar ahora conocido como "Fuente de don Sancho" Estuvo unida a Martos hasta el año 1558 en que Felipe II la hizo Villa. Alfonso XIII le otorgó el título de Ciudad el 11 de febrero de 1911.

    Fue cuna de las Santas Juana y María, hijas del Alcaide de la Fortaleza don Diego Fernández de Martos, que al ser llevadas por los moros a Granada, prefirieron morir mártires antes que abjurar de su fe cristiana. El 5 de junio de 1785 nació el General don Miguel Gómez Damas, que se distinguió en la Guerra Carlista. También nació Simón de Padilla, Capitán de las Tercios de Flandes.

    Sus Patronos son la Virgen de la Consolación y los Santos Cosme y Damián.

    En 1125 escondieron los mozárabes en una cueva una imagen de la Virgen para librarla de la profanación de los infieles.

    Por su protección ganaron los cristianos a los moros una batalla en el año 1471- Diego López Pacheco le levantó una ermita.

    En 1580 y por haberlos librado de una epidemia de peste los Santos médicos Cosme y Damián a quienes se habían encomendado, los hicieron patronos erigiéndoles una Ermita.

    El 8 de septiembre se celebra una romería en honor de la Patrona a su Santuario. Celebra también fiestas el 29 de junio en honor de San Pedro y el 27 de septiembre en el de los Patronos San Cosme y San Damián.

    Todos los artículos de la sección de Torredonjimeno son propiedad de Luis Gómez y Manuel Fernandez, a los que tengo que agradecer su atención y su desvelo por rescatar la cultura y la historia de nuestro pueblo.